¿Por qué nunca llevo tacones?

La verdad que soy bastante alta para la media (en Asia de hecho soy MUY alta ) y que NUNCA he sido fan de torturarme los pies. En los viejos tiempos los utilizaba sólo para “ocasiones especiales” y he llegado a la imbecilidad de comprarme zapatos para  “entrar con ellos en una ceremonia”  y después seguir descalza la fiesta…

Por otra parte, sigo esperando el maravilloso momento (y la moda debería acelerar ya el proceso, que hay que innovar) en el que los tacones sean también cosa de hombres. Si un “buen culo” nos queda bien a nosotras, también deberíamos considerarlo un valor al alza en ellos.

Unos buenos glúteos desarrollados en el gimnasio a base de sentadillas y pesos muertos, y realzados  por unos maravillosos tacones. Y si os parece buena idea (Industria del calzado) empezad por Asia. Son muy bajitos y además les encanta comprar.

Bromas (o sugerencias) aparte, los tacones no suman a nuestra salud.

Más bien restan. Pero no sólo en la salud de los pies, como veréis en la imagen, sino también en nuestra postura y por lo tanto en la espalda.

Por si aún no las conoces, te presento a tus cadenas musculares.

Para entender qué son, imagina que tienes 3 gomas atadas entre sí, con un extremo fijo en tu talón y el otro en el cráneo.

Por mucho que la medicina “moderna” o “convencional” se empeñe, no funcionamos por partes estancas. Nuestro cuerpo es un conjunto de sistemas, y cada conjunto de sistemas está formado a su vez por conjuntos de órganos/músculos/nervios… que se relacionan entre sí e interactúan, complicando un poco más los diagnósticos.

Un dolor de cervicales no necesariamente implica un problema en esa zona, y lo mismo con muchos otros problemas/dolores.

No quiero desarrollar mucho la crítica a la “medicina moderna ultraespecializada” aquí, pero creo que es importante que se vea el conjunto.

Volviendo a nuestras cadenas musculares, vamos a pensar ahora en todos los músculos de la parte posterior de nuestro cuerpo:

Todos ellos tienen una longitud ideal que les permite trabajar correctamente, y su trabajo principal es mantener tu postura corporal cuando estás de pie.

¿Qué pasa si son más cortos?

Nuestro más que inteligente cuerpo, va a mantener (en la medida de lo posible) todas sus funciones, evitando el dolor y gastando la menor energía que pueda.

Esto significa que cuando partes de nuestro cuerpo se acortan (y por lo tanto no trabajan en todo el rango de movimiento como deberían) otras se organizan para ayudarlas produciendo descompensaciones corporales en cadena.

Muchísima gente debe sus dolores lumbares a una cadena posterior demasiado corta, que “tira” de su cadera, provocando una “rectificación” de las curvaturas naturales de la columna vertebral y SORPRESA, aparece el dolor.

Vale, ¿Y qué tiene que ver todo esto con los tacones?

Primero le echáis un vistazo a la fotito siguiente:

tacones y espalda

Y aunque todo es interesante, me interesa sobre todo el dibujo de arriba a la izquierda titulado “posture”, y en el centro de la imagen “the calf” y “Achilles tendon”.

Cómo es fácil apreciar, los tacones hacen que TODA la musculatura posterior se acorte aún más. No nos basta con su acortamiento “natural”, potenciado con la posición sedentaria de “desactivación” que encima añadimos tacones a la ecuación.

Lo sé, soy muy convincente y ya NUNCA MÁIS te vas a poner tacones. ¡Genial!

Ahora analiza todo tu calzado. ¿Es más alto en el tacón? Si, incluidas las zapatillas deportivas y todos los demás zapatos.

¿Tienen una pequeña cuña, de unos 3 o 4 centímetros, que es SUPERNECESARIA para que no te duela la espalda?

Si eres pro-OMS o “anti-cualquier consejo saludable que no sea el oficial, moderno, y convencional” deja de leer aquí, pero recuerda:

Nuestro sistema (capitalista) busca que compres (crear necesidades) , no que seas saludable, y muchos consejos de los “gurús modernos convencionales” están patrocinados por grandes empresas.

Teorías conspiranoicas aparte, disfruta de tus zapatos cómodos, y eso sí, procura estirar de vez en cuando la cadena posterior (como estos de aquí) y visita un fisioterapeuta y no un “médico convencional” si tienes dolor de espalda.

Si te has creído mi teoría conspiranoica o si tienes hijos y no quieres que pierdan la “longitud muscular de fábrica”, sigue leyendo 🙂

Todos esos zapatos con una pequeña cuña hacen que caminar durante más tiempo sea más cómodo y no haya dolor porque permiten a tus músculos cortos seguir acortados. Tan simple como eso.

¿Entonces debería caminar descalza?

Sí, tanto como puedas, pero lo ideal en cuanto al calzado sería una transición progresiva. Como casi con todo, los cambios bruscos no son lo más recomendable, y una transición al barefoot (caminar descalza suena menos cool) poco a poco te permitirá disfrutar todos sus beneficios sin sufrir los inconvenientes, o al menos reduciéndolos a su mínima expresión.

Además caminar descalza tiene otras muchas ventajas, y como casi siempre desde que se abrió esa puerta de análisis en mi cerebro llamada “teoría evolutiva”, tiene (para mí) todo el sentido del mundo.

Somos perfectos (unos más que otros, lo sé 🙂 ) pero tenemos una ingeniería corporal increíble a nuestra entera disposición para caminar, saltar, correr… Sin cámaras de aire que los frenen (y con músculos entrenados) podemos amortiguar de una forma natural. La evolución nos ha diseñado para ello.

Y si no me crees a mí, créete a Raña “el animal” quiere competir descalzo.

Además, todos nuestros músculos necesitan movimiento y si nos empeñamos en “acomodarlos” nos lo harán pagar.

Pues nada, lo dicho, a descalzarse, a moverse más y a vivir que son dos días.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

5 comentarios en “¿Por qué nunca llevo tacones?

  1. Vicente dijo:

    Hola Andrea,

    Muy interesante y muy razonable. Creo que saldrá el tema con mi hija mayor 🙂

    Pensando en mi hija mayor, si una chica joven y bajita sale de fiesta con las amigas, y ellas son más altas y además llevan tacones, ¿quedas como el “tapón” del grupo? No es que defienda llevar tacones en esa situación, sólo planteo una situación que no es “realzar el culo” y que tiene difícil solución. ¿Que las amigas se comporten como tales y se abstengan de agrandar la diferencia de altura llevando tacones? A esas edades, como dicen los angloparlantes, not gonna happen.

    Me gusta

    • Andrea dijo:

      La comprendo totalmente.
      El deseo por encajar o “no desentonar” y cumplir cánones es muy potente (por momentos me gustaría más medir 1.50m :)), y aún más en según qué etapas vitales.

      Por “tranquilizarte”, creo que el daño que pueden hacer es “compensable”, en el sentido de que si no vives en tacones, procuras estar mucho tiempo descalza, y realizas estiramientos para la cadena posterior (idealmente todo esto combinado con una vida activa que no incluya estar sentada más de 10 horas al día) los tacones para salir no deberían afectar demasiado.

      Mi idea con la entrada es la de intentar explicar que no es lo natural la cuña/tacón que lleva casi todo el calzado.
      Si te digo la verdad, casi me molesta más todo ese calzado que venden como “especialmente diseñado para la comodidad” que los tacones en sí, porque creo que todos somos conscientes de que los tacones no son el calzado ideal. En cambio, mucha gente se compra zapatos con “al menos 3 o 4 centímetros de tacón” porque se lo recomienda su traumatólogo. Es la solución fácil al problema difícil. El equivalente a dar insulina en lugar de ir a las verdaderas causas 😀

      Ya me dirás qué le parece a ella y si necesitáis recomendaciones de estiramientos ¡ya sabes!

      Le gusta a 1 persona

  2. María dijo:

    Qué interesante. Yo nunca me he puesto tacones (salvo dos o tres ocasiones puntuales) porque soy muy alta. Mido 175 . Siempre he deseado ser un poco más baja porque en mi entorno las chicas suelen medir 165 y me sentía gigantesca. El calzado que suelo usar son bailarinas y sandalias con duela muy plana. Cómo lo ves? Siempre he leído que el zapato muy plano puede ser perjudicial. También uso converses y en invierno botines que tienen un “tacón” de 2/3 centímetros.

    Me gusta

    • Andrea dijo:

      Lo primero, alégrate de no vivir en Asia…
      y sí, eso es lo que dicen por todas partes (“el calzado muy plano es peligroso”) igual que dicen que es importante dar azúcar al cerebro…
      Ante la duda, me gusta pensar si evolutivamente tiene algún sentido y la verdad es que no lo veo. Nuestro diseño biomecánico no necesita cuñas para nada. Otra cosa es que cuando la musculatura ya está acortada (por las horas de inactividad sentaditos/as en el sofá, por ejemplo) sea más cómodo tenerla, pero la comodidad no suele favorecer la salud 😀
      Muchas gracias por comentar María.

      Me gusta

  3. Kiersten dijo:

    Howdy! This article could not be written any better! Going through
    this article reminds me of my previous roommate! He constantly kept talking
    about this. I am going to forward this article to him. Pretty
    sure he’s going to have a very good read. Thank you for sharing!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s