CMS: Los malos médicos

La semana pasada, gracias a Reverte, empecé a pensar en todas las personas que (sin quererlo) contribuyen a una peor salud de la población.

Los culpables que describo hoy asombrarán e indignarán a algunos, imagino.

Le sorpresa seguramente proceda de que la mayoría de los mortales consideran que los profesionales más y mejor formados en materia de salud son los médicos.

En mi percepción (y en la de muchas otras personas) en realidad son especialistas en enfermedades.

No me atrevo a decir si se debe a los planes de estudios, a exceso de especialización “sin conexión” entre especialidades, o a algún otro motivo, pero sí me atrevo a decir que otras profesiones tienen mucha más formación e interés en prevención y en tratamiento de las CAUSAS que provocan la enfermedad y no sólo en los síntomas que la mayoría de los médicos.

Sé que tienen mucho que ver las políticas sanitarias, pero de política sanitaria no tengo la formación que me gustaría.

Lo que sí sé es que como personas, como médicos y como pacientes, tenemos una responsabilidad que no podemos derivar a los políticos (y menos aún en España).

Dicho esto, empiezo por criticar a los malos médicos y ya hablaré algún día sobre la responsabilidad individual para mantener la salud.

Queridos Malos médicos,

Sé que no es bueno generalizar, pero antes de criticarme por ello, aplicáoslo.

Dejad ya de dar “consejos de cajón” para todo el mundo (“Ve a nadar si te duele la espalda”, “toma esta dieta para la Diabetes que me han mandado los mismos laboratorios que VENDEN INSULINA”, “estos antiinflamatorios y esta infiltración solucionarán tu lumbalgia”…) y no deis por hecho que sois los que más sabéis sobre la salud.

En otra entrada hablaba sobre la famosa frase de Spiderman:

” Un gran poder conlleva una enorme responsabilidad”

Me pregunto,  ¿Sois conscientes de vuestro poder?

Tenéis la confianza de la gente. “Me lo dijo el médico” es una frase con valor.

Los demás profesionales de la salud (enfermeras, fisioterapeutas, dietistas- nutricionistas, entrenadores…) tienen que ganarse esa confianza con mucho esfuerzo.

Sinceramente, no os envidio.

Creo que ahí está uno de los principales problemas.

Os hacen/hacemos creer que con el título habéis acabado la faena.

Los demás, al tener que demostrarla, acaban siendo mejores profesionales de la salud.

Los pacientes que cuestionan (que en la mayoría de profesiones SON muchos, y vienen con frases tipo: “Pues el médico me dijo que…”) ofrecen oportunidades de mejora continuas.

Podría nombrar muchas situaciones en las que profesionales de la nutrición, de la fisioterapia o del movimiento, somos cuestionados por las instrucciones dadas por los malos médicos, pero me limito a las del movimiento:

a. Mal médico dice: Reposa durante una lumbalgia.

Evidencia científica y otros profesionales dicen: Movimiento suave controlado (idealmente guiado por un profesional que ayude a estirar/movilizar) ayuda a recuperarse antes.

b. Mal médico dice: Tienes osteoporosis. Haz deporte cualquier actividad que sea suave: Yoga, natación, gimnasias suaves…

Evidencia científica y otros profesionales dicen: Tienes osteoporosis.

Yoga y gimnasia suave NO SIRVEN DE NADA porque no producen una contracción muscular lo suficientemente intensa como para estimular la regeneración ósea.

 

La carrera que estudiáis, Malos médicos, tiene una nota de corte muy alta y además tenéis que estudiar mucho muchos años. Cierto.

Pero eso no os da derecho a dejar de actualizaros en cuanto acabáis.

Eso no os da derecho a recomendar lo que os cuentan los laboratorios sin contrastarlo.

Eso tampoco os da derecho a decidir el tratamiento más invasivo pero más cómodo y rápido sin informar bien al paciente de sus consecuencias.

Y menos aún a indignaros cuando un paciente muestra sus dudas e inquietudes, o cuando se critican las malas conductas de miembros de vuestro colectivo hiperprotegido por la sociedad.

Esta última, va especialmente por esos Malos médicos que convierten con sus comentarios en “Madresprimerizashistéricas” a cualquier joven con formación en salud y embarazada que se atreve a cuestionar que la cesárea programada sea la mejor opción.

Y no soy la única que se indigna con estas situaciones:

 

Diría que la receta es simple: Humildad, curiosidad y comunicación con otros profesionales.

La parte positiva (porque siempre hay una parte positiva) es que hay muchos médicos que escapan a esta definición y que están haciéndose oír cada vez más.

Médicos ejemplares son para mí los doctores Juan Gervás y la doctora Mercedes Pérez-Fernández (podéis leer entrevista aquí) que no dejan de cuestionarse en su asociación científica sin ánimo de lucro (CESCA) los tratamientos  más comunes de la medicina convencional hoy en día.

Como resumen de la entrada diría que no hay que fiarse ciegamente de nadie, ni dar por hecho que la “normalidad” es la mejor opción.

 

 

 

Anuncios

2 comentarios en “CMS: Los malos médicos

  1. Ismael dijo:

    Y no crees que el sistema no favorece/ayuda a los medicos?
    Y que quede claro que todo lo que comentas lo comparto , y me vienen a la cabeza todas esas ”recetas magicas” que mencionas .
    En mi caso personal , mi dolor de espalda fue causado por ”el crecimiento” desde los 13 a los 22 años ( y creo que mido lo mismo ahora( tengo 28) que a los 15 años.
    Lo que en verdad me pasaba ? Pues que mis músculos de la espalda eran debiles y sufria cierta descompensacion que provocaba lordosis y por lo tanto , dolores.
    Que opinas respecto a que no existan nutriocionistas/dietistas en la sanidad publica?
    Que opinas sobre el 0 uso de la actividad fisica controlada por parte de un especialista de la sanida publica en la recuperacion de lesiones ?
    Enhorabuena por el blog!!!!!!!

    Le gusta a 1 persona

    • Andrea dijo:

      El sistema no es excusa. Como digo: Si tienes un gran poder, debes ser responsable. Responsable de formarte, de cuestionarte, de ir a las causas del problema y no a enmascarar síntomas o dar explicaciones generales. En el mundo ideal.
      Mi opinión respecto a que no haya nutricionistas o entrenadores en la sanidad pública es clara: No interesa la salud. Interesa la enfermedad. El control de la enfermedad. Hay más negocio en enfermos crónicos. Una pena.
      Gracias por comentar 😀

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s