Típicos timos (que nos hemos creído) en relación con la salud: Parte 1

Acabo de recibir un mail, preguntando si es mejor correr o nadar para perder grasa.

Ya sé que en mis declaraciones iniciales dije que no iba a rajar e iba a ser constructiva (no soy política y me acuerdo de lo que digo) pero ésta es una de las “recetas de la universidad” que tuve que desaprender.

En la asignatura “Salud y Calidad de vida 1” , impartida por un señor con sobrepeso (me jugaría una mano a que también tenía problemas de colesterol, metabólicos, y probablemente cardiovasculares) se nos explicaba a los alumnos qué hacer para ayudar a un sujeto a mejorar su salud:

1. Calcular IMC (con el fin de saber cuántos kilos de más tiene el sujeto)

2. Calcular calorías ingeridas 

3. Calcular calorías gastadas por su metabolismo: Por el hecho de estar vivos gastamos energía en que el cerebro trabaje, los pulmones se muevan, el estómago… 

Hay fórmulas que estiman las calorías que gastamos por hora en función de las horas que pasamos sentados, el peso, el sexo, las horas de sueño… 

4. Calcular calorías gastadas en la actividad física 

5. Proponer un PLAN de ACCIÓN, básicamente reduciendo su ingesta calórica y aumentado sus calorías gastadas en actividad física.

Después de explicar toda la teoría de cómo calcular cada uno de los puntos, realizábamos casos prácticos. 

Si entre los objetivos del sujeto encontrábamos el de perder grasa, la receta era Cardio de baja intensidad (60-80%) durante 1 hora al día (para conseguir el balance energético negativo).

TIMO.

Como si fuéramos máquinas.

Después de la universidad llegué a la vida real, y conocí a muchas mujeres que desayunando un café y una tostada, comiendo algo normal, y cenando fruta, estaban rellenitas. 

3 típicas teorías para explicarlo:

1. Mienten. Seguro que se comen un caballo y dos terneras para comer/cenar pero no lo reconocen.

2. Seguro que no se mueven ni durante un minuto al día.

Y la tercera, sólo cuando las anteriores estaban descartadas:

3. Tiene el metabolismo lento.

Las dos primeras echan la culpa a la persona con sobrepeso en cuestión.

“Está gorda porque quiere. Que coma menos y se mueva más, ya verás que rápido pierde peso”

No me sé el índice de obesidad actual en España, pero si sé que es elevado y que está creciendo.

¿Somos todos burrísimos? ¿En serio a nadie se le ha ocurrido comer menos y moverse más? ¿O nadie tiene la fuerza de voluntad que hace falta en este país de vagos y maleantes? 😱

Seguramente viendo a nuestros políticos dan ganas de contestar que SI, que somos burros. MUY BURROS y MUY VAGOS.

Pero en el caso que nos ocupa, estoy convencida de que en nuestra sociedad sí hay interés por perder peso. 

En la mayoría de los casos, sólo por cuestiones de estética, pero teniendo en cuenta que los kilos de más también repercuten en la salud, este puede ser uno de los pocos beneficios de una sociedad un “poquito” frívola.

 

El caso es que el sobrepeso se debe a muchos factores y a pesar de haber oído mil veces lo contrario, estoy convencida de que la nutrición es la responsable de los principales (no la falta de actividad) y si tenéis interés podemos debatirlo, pero dejo preguntas por si alguien se anima (y porque ayer me dijeron que tengo muchas respuestas y pocas preguntas) y en la parte dos, explico lo que opino del ejercicio aeróbico y de cómo podemos aumentar el metabolismo, porque es la única razón de las tres en la que no se echa la culpa a la persona que quiere adelgazar de no conseguirlo, y eso me gusta más.

1. Si nuestro cuerpo está tan perfectamente diseñado que es capaz ,por ejemplo, de avisarnos con antelación si nuestra vejiga está llena ¿por qué no puede avisar también “alguien” a nuestro cerebro de que nuestros depósitos de grasa están en unos niveles más que aceptables para sobrevivir, y reducirnos el apetito?

2. Si nuestro cuerpo necesita moverse (y eso no lo dudo ni un segundo, y añado un “cuanto más mejor”) ¿Por qué cuesta tanto a la mayoría de personas realizar algún tipo de actividad (y hablo de andar, por ejemplo)?

Se me ocurren mil más pero aún queda la parte dos y os va a estallar el cerebro. Lo sé.

😁